¿Cómo detectar que tú mamá tienes estrés?

VIVIMOS EN EL PERIODO DE MAYOR INATENCIÓN DE LA HISTORIA, incluso de nuestro propio cuerpo, no le prestamos atención hasta que nos da una señal de malestar profundo, dolor, insomnio, irritabilidad, depresión…. 

EJEMPLOS DE FALTA DE ATENCIÓN EN LA SOCIEDAD MODERNA:

  • Correr para realizar cualquier actividad, sin estar atento a la acción mientras se ejecuta.
  • Romper o tirar cosas, tener accidentes u olvidar actividades, por estar pensando en otra cosa.
  • Deglutir rápidamente la comida, viendo tele, video o hablando sin estar atentos de comer, ni sentir cuándo estamos saciados.
  • Incapacidad de percibir sentimientos, tensión física o malestar sutil (físico o psicológico). (García Campayo, 2019) 

Con un estrés de base es difícil que podamos disfrutar de la maternidad y de nuestro bebé. Es normal y natural que así sea, hacemos lo que podemos en cada momento, pero sí que podemos hacer algo más…y sobre todo sin tanto esfuerzo como hasta ahora, podemos aprender a vivir más calmadas, dando a nuestro bebé la atención que necesita para ir creciendo despacio y bien, de los mamíferos el bebé, es el ser que necesita más cuidados durante más tiempo…

En el bebé el estrés se manifiesta:

  • Por llantos incontrolables, y de difícil consuelo.
  • Inquietud sobre todo por movimientos excesivos de sus bracitos y piernas.
  • Dificultad para dormir, es como si estuvieran en alerta.
  • Cogen y dejan el pecho y tanto la lactancia como el biberón lo toman con ansia.

El propósito de estos talleres es minimizar los efectos del estrés del bebé ocasionados por el propio estrés de la madre en el embarazo, y /o por el trauma del parto, como pueden ser partos químicos, instrumentalizados como fórceps/ventosas o cesáreas, que hacen que el momento del nacimiento pueda resultar altamente estresante para el bebé.

Os invitamos a solicitar más información sobre nuestros talleres de Mindfulness en cualquiera de nuestros tres centros.